Ip Man (o la historia wingchunteka)

Me desafiaron a ver una película hongkongesa con subtítulos en japonés. Primero dije: «bueno, es una de pelea, tampoco puede ser tan jodido». GRAN ERROR. Ip Man (2008), la historia semi-biográfica de un maestro de artes marciales wing chun que fue mentor de Bruce Lee, es efectivamente una gran película de acción, con escenas veloces y editadas a todo detalle que reivindican una tradición extensa dentro del cine asiático. Sin embargo, es también un épico relato histórico sobre la Segunda Guerra Sino-Japonesa (1937-1945) y, más específicamente, sobre la ocupación japonesa de China. Además de la decadencia económica, la devastación y el sufrimiento de los prisioneros, la película presenta (con exageraciones, claro) la demencia y la crueldad del ejército nipón.

Hoy este tema sigue siendo controversial. Hay muchas personas que (a veces pensando en las bombas atómicas) olvidan que Japón fue más un victimario que un víctima en los años 30s y 40s. Incluso hoy en día se evita hablar en Japón de los diversos campos de concentración que tenía el Imperio en todo Asia, de un número indefinido de víctimas, de actos atroces como la Masacre de Nankín y las así llamadas «mujeres del consuelo» (o del confort). En 1931, tras un creciente poderío militar, el Imperio de Japón invadió Manchuria e instauró allí un estado títere bajo el mano del emperador chino Puyi. A esta conquista le siguieron otras: en Shanghai, en la región de la muralla, luego en Heibei y en el resto del norte, también en el área que hoy es Mongolia. Es dentro de este contexto de creciente militarización y afán de conquista japonesa en que un personaje como Ip Man saca a relucir todas las características que Northop Frye vio en el héroe, a saber: se pone al mismo nivel que el común de la gente, enfrenta a los desafíos históricos y responde a un llamado del destino que no es el suyo, todo en defensa de valores utópicos y universales.

Si bien esta película fue la primera que se concentró en su persona, el verdadero Ip Man merece todo un post y quizás varios libros. Nació en Foshán, al sur de China, y empezó a practicar wing chun a los 7 años bajo la tutela de Chan Wah-shun. A los 16 se mudó a Hong Kong, en donde comenzó la secundaria en un colegio inglés. Regregó a Foshán a los 24 y se convirtió en policía. La película comienza casi dos décadas después, cuando Japón invandió China en los 30s. Me dijeron que hay una segunda versión y una tercera, en las cuales IpMan respectivamente escapa de Foshán en los 40s y luego regresa a una China totalmente transformada a fines de los 50s. Como estas cosas modernas de la serialización casi nunca funcionan, me quedo sólo con la primera. Aunque capaz debería darles una chance. Por lo menos la original resulta interesante para todo aquél que tenga interés en la Guerra del Pacífico, a veces opacada bajo la nomenclatura de «Segunda Guerra Mundial».

Ip-Man-Ten-on-One

La película puede verse entera por Youtube, pero con subtítulos en rumano. A ver quién acepta el desafío.

Título: IP MAN
Año: 2008
Director: Wilson Yip
Guionistas: Edmond Wong, Tai-lee Chan
Actores: Donnie Yen, Simon Yam, Siu-Wong Fan
Duración: 1h 46min
Puntaje: 6 de 10 chapetitos (no aburre y hay ALTAS agarradas a piñas, pero nada wow)


EDIT: Les dejo una ilustración que los capos de Estudio Lebrel hicieron para esta nota y también su Instagram.

FINAL IP MAN

Un comentario sobre “Ip Man (o la historia wingchunteka)

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: